Puente reconstruido

Autor: Adhemar Cuellar 


En una ruta, una carretera,  un camino  hacia la gran ciudad,  existía una señal, una advertencia. El letrero era evidente, el cartel que alertaba el peligro hablaba por si solo. Al borde del camino con letras grandes la señal decía: PELIGRO, PUENTE DESTRUIDO.
 
Nuestra vida es como una ruta a seguir, en la ruta a la eternidad existen muchas señales espirituales que nos advierten el peligro a caer al abismo.  Pienso que en la ruta hacia la cumbre, Dios ha provisto de un sinnúmero de  puentes  para atravesar lugares y momentos en los que existen muchos abismos en nuestra vida.
Dios ha instalado puentes que nos ayudan  avanzar en el viaje, por tanto siempre existirá un puente para pasar de:
La oscuridad  a  La Luz
De la tristeza  a  la alegría
De la derrota y fracaso a la victoria y triunfo
De la guerra  a la paz
Del rencor  al perdón
Del orgullo  a la humildad
De la lujuria a la pureza
Del egoísmo a la solidaridad
Del fracaso  al éxito
De la derrota a la victoria
De la avaricia a la  generosidad
Del odio al amor
De la condena a la salvación
Hay un puente para cada ocasión, que transforma un camino negativo en un camino positivo.
El puente esta hecho, el único problema es que nosotros, a veces intencionalmente, otras sigilosamente y otras tantas hasta disimuladamente lo destruimos.  
Sabe como se destruye un puente con explosivos, con dinamita.  En nuestro caso espiritual el explosivo y la dinamita que usamos para volar el puente  se llama PECADO.
No cabe dudas que el pecado destruye todos los puentes que el Señor  ha tendido para culminar con éxito esta travesía hacia la tierra prometida.
 
En este momento de su vida:
El pasado estaba lleno de éxitos, en el presente solo conoce el fracaso
En el pasado abundaba la alegría, en el presente solo existe la tristeza
Ayer estaba lleno de esperanza  hoy esta desilusionado y deprimido
Podríamos mencionar muchos, pasados y caminos positivos que hoy se convirtieron en presentes  y senderos negativos.
Los puentes volaron, se hicieron pedazos, simplemente por dejar que nuestra mente y nuestro corazón se llenen de PECADO.
 
Una Buena Noticia, hay solución el Arquitecto del universo, esta dispuesto a reparar el puente dañado que lo separa de la cumbre,  Nuestro Dios que es rico en amor y misericordia esta presto para construirle un nuevo puente.
El material que el utiliza tiene que asociarse al material que usted tiene que dar.
Para construir un nuevo puente espiritual se requieren  dos cosas. 
Se necesita una sociedad de dos personas, cada cual pondrá el material que se requiera.
Dios pone de su parte,  pero usted también tendrá que poner la suya.
El 50% es de Dios y este material se llama PERDON
El otro 50% por ciento es tarea suya y se llama ARREPENTIMIENTO
Dios construye nuevos puentes utilizando el PERDON siempre y cuando usted se arrepienta de haber roto el puente con sus pecados.
 
 Recuerde siempre que por cada puente destruido, existe uno  nuevo por construir, para ello solo se necesita el PERDON y ARREPENTIMIENTO.
 
 
Oración: 
              Señor, con humildad y reverencia quiero confesarte que hasta el día de ayer caminaba por la vida disfrutando de todos los puentes que me ayudaban a cruzar los abismos que separan el bien del mal.   Señor hoy quiero decirte que por causa de mi pecado, el puente se destruyo, y hoy  estoy varado a la orilla del abismo,  el cual me causa temor, pánico, dolor, depresión, tristeza, a causa de mis fallas hoy vivo sin esperanza, mi vida carece de fe y  amor.   
Solo tengo una palabra para clamar: PERDON, PERDONAME Señor.  En este momento me ARREPIENTO de todos mis pecados,  Señor imploro  tu misericordia y perdón.  Tengo confianza Señor que a partir de este momento,  mi arrepentimiento unido a tu PERDON,  se transformara en un NUEVO PUENTE, que me permita cruzar el abismo y seguir  caminando hacia la patria Celestial.  Gracias por tu misericordia Señor.