Está el alma...

Autor: Fray Alejandro R. Ferreirós OFMConv

 

 

Está el alma del todo sumergida
en la hondura otoñal de tu misterio
el sentimiento es brisa en cautiverio
que entre las flores queda suspendida.

Y tu mano acaricia suavemente
la luz primaveral de una magnolia
su belleza, reflejo de tu gloria
se inclina ante tu paso, reverente.

Tu voz se hace susurro y en la brisa
es cántico melódico y pausado
violonchelo, tu pecho enamorado
un brillo de azucena tu sonrisa.

Filtra un tilo la luz de tu mirada
bebe un roble el sol de tu presencia
cedros de oro, aromo y complacencia
y tu unción que ha encontrado su morada.

Yo te adoro, Señor, y a ti levanto
los brazos de la vida que te entrego
el incienso que quema mi brasero
la melodía amante de mi canto.