Fue manantial de miel

Autor: Fray Alejandro R. Ferreirós OFMConv

 

 

Fue manantial de miel, vida escondida
la que me diste ungiéndome en tus besos
cada palabra, aroma de cerezos
cada mirada en lágrima encendida.

Me diste el santo licor de tu consuelo
el Amor matinal de tus auroras
la brisa celestial en que enamoras
y el toque de tu dedo en mi desvelo.

Me has dado gracia tras gracia en tu bodega
y un sabor añejado me ofreciste
para beber tu cáliz me elegiste
y el vino del Amor selló mi entrega.

Tú me embriagaste del bálsamo primero
que perfumó tu unción consagradora
fue llama tu mirada abrasadora
y me dejaste encendido con tu fuego.

Y me llamaste en tu unción a ser testigo
de tu entrega amorosa a las naciones
de la sangre que ungió mis emociones
de la dicha de estar siempre contigo.