Una llaga...

Autor: Fray Alejandro R. Ferreirós OFMConv

 

 

Una llaga se ha abierto en carne viva
una rosa de amor, sangre y espino
bodega en la que bebo de tu vino
copa de Amor y celestial bebida.

Una herida de paz y de consuelo
sangrando está de Amor en tu presencia
tan íntimo tu beso en mi indigencia
que te adoro postrado en mi desvelo.

Te he buscado y por fin me has encontrado
en un bosque y de noche tu me amaste
a oscuras y buscando me encontraste
en llagas de Amor atravesado.

Era mi herida dulce y palpitante
amapola de miel y de zafiro
un volcán de dolor y fuego vivo
que humeaba de perfume penetrante.

Tu dedo la tocó cauterizando
las horas de la búsqueda confiada
la besaste y en Ti quedó sanada
la herida que tu Amor me dejó amando.