¡QUIERO IR AL CIELO!
Autor: Adhemar Cuellar
www.adhemarcuellar.net
Se cuenta que en la parroquia del barrio La Esperanza, el sacerdote hablaba en la homilía acerca
del cielo, y pregunta a los asistentes:
¿Quiénes quieren ir al cielo?
De los 70 feligreses que asistían ese día a a la Eucaristía, todos levantan la mano menos Lidubina.
Nuevamente pregunta el padrecito:
¿Quiénes quieren ir al cielo?
Se repite la escena anterior, todos sonrientes levantan la mano. Pero Lidubina nuevamente se niega
a levantarla
Al final de la celebración el padrecito se interpone en el camino de Lidubina y le pregunta:
¿Por qué no quiere ir al cielo?
La excusa de Lidubina fue la siguiente:
Padrecito yo no levante la mano, porque no puedo desobedecer a mi esposo, él me dijo al salir de la
iglesia, nada de desviarse, nada de ir a otro lado, tienes que venirte rápido a casa…
Esa historia de humor refleja nuestra vida espiritual, los ídolos y dioses de este mundo nos dirán:
Puedes ir a la iglesia pero solo de cuerpo presente, tu mente y tu corazón nada de pensar en el cielo.
-El dinero y las cosas materiales inundan nuestra mente y por ello nos olvidamos de pensar en el
cielo
-El placer y los vicios nos invitan a pensar en lo pasajero, en el gozo efímero, en el placer rápido y
finito. Esto hace que nos olvidemos de la felicidad plena y eterna que nos ofrece Jesucristo en el
cielo y la eternidad.
También hoy por hoy el celular, el Facebook, y el estar conectado a internet por largas horas nos
hacen olvidar de pensar en las redes eternas que Cristo nos ofrece.
Si te conectas a internet y al celular, porque también no conectar tu pensamiento y tu corazón con
el Cielo.
Dejemos ya de pensar en el suelo y comencemos a pensar y enamorarnos del Cielo
Una pregunta para ti mi amigo que lees esta reflexión:
¿Quieres ir al Cielo? ¿Quiere disfrutar de la vida eterna?
Si tu respuesta es afirmativa, simplemente dedica minutos horas y días en pensar y conectar tus
sentidos, conecta tu mente y corazón con todo lo referente al cielo.
Amados hermanos, por ser aquí extranjeros y gente de paso, les ruego que se
abstengan de los deseos carnales que Hacen la guerra al alma” (1ra Pedro 2,11)
Nosotros tenemos nuestra PATRIA EN EL CIELO, y de allí esperamos al Salvador
que tanto anhelamos, Cristo Jesús, el Señor. Pues el cambiara nuestro cuerpo
miserable usando esa fuerza con la que puede someter a si el universo, y lo hará
semejante a su propio cuerpo, del que irradia su gloria’ ’. (Filipenses 3,20)
http://www.youtube.com/mensajeconpoder
www.facebook.com/pages/Mensaje-con-Poder/169722043061668
www.mensajeconpoder.com