UNA GRAN TENTACION
Autor: Adhemar Cuellar
www.mensajeconpoder.com
Un hombre pasaba por una parroquia, al hacerlo su rostro mostraba preocupación, en su cara se
podía notar el nerviosismo, parece que estaba pasando por una gran tentación. De pronto aparece
el sacerdote de la parroquia y al ver a este feligrés nervioso y preocupado pregunta:
-¿Qué le pasa hermano? ¿Por qué ese rostro?
Lidubino asustado responde: “ Es que estoy pasando por una gran tentación
El padrecito al conocer de la gran tentación del feligrés le dice: “Pase Lidubino entre a la parroquia
y póngase a orar, estoy seguro que orando dentro de la iglesia, en muy poco tiempo se le ira la
tentación…”
Pasaron 30 minutos y efectivamente el atribulado hombre después de orar cambio de rostro, atrás
quedo el nerviosismo y la preocupación, por tanto se dispone abandonar la iglesia, el padrecito al
verlo le pregunta: ¿se fue la tentación?
-¡Si! Responde alegre el feligrés, ¡se fue la tentación que tenía!
El sacerdote movido por la curiosidad pregunta: ¿Puedo saber cuál era la tentación que lo
atormentaba?
-Lidubino sin dejar de sonreír dice: “Lo que pasa es que cuando pasaba por la iglesia me entro la
tentación de dar 100 $Us como ayuda para la construcción del nuevo templo… (Cualquier parecido
con nuestra vida es solo coincidencia)
Cuántas veces hemos tenido la tentación de ayudar con dinero o tiempo para nuestra parroquia o
comunidad, muchas veces se nos ha pasado por la mente ayudar a los pobres y necesitados, pero lo
triste de todo ello, es que solo quedo en tentación, ayudar a los demás solo quedo en proyecto.
Con este ejemplo les he enseñado claramente que deben trabajar duro para ayudar
a los débiles. Recuerden las palabras del Señor Jesús: “Hay mayor felicidad en dar
que recibir” (Hechos 20,35)
Cada uno de según lo que decidió personalmente, y no de mala gana o a la fuerza,
pues Dios ama al que da con corazón alegre”. (2da Corintios 9,7)
Si tienes la tentación de ayudar al pobre y necesitado ¡aprisa pon por obra esa tentación!
Entro a tu mente el pensamiento o la tentación de apoyar a tu parroquia: ¡adelante! ¡Hazlo rápido!
Antes de que se te vaya la tentación…
Si te llega la tentación de ayudar y apoyar nuestro ministerio: "Mensaje con Poder"
escríbenos a: mensajeconpoder@yahoo.es (antes que se te vaya la tentación…)
Enterremos el antiguo refrán que conocemos: “Hay que dar hasta que nos duela” El nuevo refrán
tiene que decir: “Hay que dar hasta estar alegres”
Nunc olvidemos que hay mayor alegría y felicidad en dar antes que recibir.
http://www.youtube.com/mensajeconpoder
www.facebook.com/pages/Mensaje-con-Poder/169722043061668
www.mensajeconpoder.com
www.adhemarcuellar.net