HEREDEROS DE LA LIBERTAD
Autor: Adhemar Cuellar
Dicen que había una cárcel que se llamaba “SIN SALIDA” era una cárcel de máxima seguridad.
Lidubino era el preso 777 de la cárcel “Sin salida” Cierto día que parecía sin novedad para tan
singular prisionero, recibe una visita inesperada, era un periodista que estaba haciendo un reportaje
acerca de los prisioneros el objetivo era saber por qué estaban recluidos en la cárcel “Sin salida” El
periodista al entrevistarse con Lidubino le pregunta ¿Por qué está preso? ¿Homicidio? ¿Robo? ¿Por
qué? El aludido antes de contestar, observa a su alrededor como queriendo mostrar al periodista con
ello que esta era una cárcel de máxima seguridad, luego de observar alrededor de la prisión dice muy
seguro: “ Estoy preso por falta de oportunidades para escapar ” ningún delito me puede
tener encerrado, si aun sigo prisionero, lo estoy porque en esta cárcel de máxima seguridad “faltan
oportunidades para escapar”
En la vida espiritual ¿cuantas cárceles existirán? Los enemigos de la libertad fabrican y construyen
diversas cárceles de máxima seguridad para tomar prisioneros a los elegidos de Cristo. Podemos
concluir que hay una:
-Cárcel donde están los alcohólicos, drogadictos y lujuriosos.
-Cárceles donde los adúlteros los fornicarios son hechos prisioneros al tener relaciones sexuales
prohibidas, estos aun cantan el estribillo de la cancion: “ en la cárcel de tu piel estoy preso a
voluntad…
-Otra cárcel aglutina a los que son prisioneros de la ira del odio, los que ansian venganza, los que
buscan la violencia y la guerra
-Hay quienes están encarcelado en la prisión del orgullo, la vanidad y la envidia
-La flojera ha construido una cárcel muy particular para los perezosos
-otra cárcel singular es la prisión donde están los que practican la mentira.
Así hay diferentes cárceles donde los elegidos de Cristo están presos. Y más de uno cuando le
preguntan por qué estas preso se excusara diciendo como Lidubino el preso 777 de la cárcel: “Sin
Salida’’ “estoy preso por falta de oportunidades”. Esta es la frase que el enemigo de nuestra alma
quiere hacernos creer, el nos mentaliza que nuestras prisiones espirituales son difíciles de superar, el
nos dirá que es mejor estar en esas prisiones que estar fuera de ellas.
En el trayecto hacia la tierra prometida aparecerán diversas prisiones para detener nuestra travesía de
llegar al cielo, pero en todo esto hay una buena noticia, Cristo viene en nuestro auxilio para
concedernos la herencia de la libertad.
Gálatas 5,1 Cristo nos libero para ser libres. Manténganse, pues firmes y no se sometan
de nuevo al yudo de la esclavitud.
Gálatas 5,13 “Nuestra vocación, hermanos es la libertad.
Juan 8,31 Jesús decía a los judíos que habían creído en él: “Ustedes serán verdaderos
discípulos míos si perseveran en mi palabra; entonces conocerán la verdad y la
verdad los hará libres”
Juan 8,36 “Por tanto, si el Hijo los hace libres, ustedes serán realmente libres .
Por experiencia puedo afirmarles que Cristo cumple su palabra de hacernos LIBRES, El Señor
constantemente nos ayuda para obtener la libertad de las diferentes prisiones espirituales en las que
caemos a veces por ignorancia otras tantas lo hacemos como dice el humorista: “SIN QUERER
QUERIENDO” A lo largo de mi caminar con Cristo, El ha tenido misericordia de mi persona, en
todo este tiempo los enemigos de mi alma han intentado atraparme en diferentes prisiones pero
Cristo siempre estuvo a mi lado para ayudarme y liberarme de todas ellas.
El tema de las cárceles y prisiones espirituales es un tema muy delicado en la vida del cristiano.
Nuestra lucha diaria será buscar siempre como esquivar o salir de diversas cárceles. La buena noticia
es que Cristo nos va a Liberar siempre y cuando nosotros queramos ser libres. Hay
quienes se acostumbran tanto a la cárcel que no ven otra solución a sus vidas. Como paso hace un
tiempo atrás con un preso que fue liberado de una cárcel, una noticia decía asi : “ Roba para volver
a la cárcel y comer gratis”
Poco después de salir de la cárcel, un desocupado taiwanés robo una caja de algodón solo para ser
arrestado de nuevo cuando le preguntaron porque lo hizo el respondió: " no podía olvidar las
comidas que servían en la prisión "
La prisión del pecado es así, nos acostumbramos a las comidas de la prisión espiritual, creemos que
ese es el mejor alimento, y no queremos ser libres, los barrotes del mal nos tienen doblegados con sus
delicias y tentaciones. Preferimos disfrutar por un momento y sufrir el resto de nuestras vidas.
Si hasta hoy hemos vividos prisioneros, este es el día de nuestra liberación, este es el día en que
tenemos que buscar la puerta. Cristo es la puerta que nos permite salir de las prisiones. Hablando de
puertas dicen que un día en esta cárcel que comentábamos al comienzo la cárcel “Sin Salida” Lidubino
por fin logro huir, el director penitenciario llama a todos los guardias y los reprende diciendo: “Les
dije que vigilaran todas las salidas” Uno de los guardias dice: ¡Así lo hicimos Señor, vigilamos todas
las puertas de salida, pero el prisionero huyo por una de las puertas de entrada.
Si eres prisionero, Cristo es la única puerta para escapar, Cristo es la puerta de entrada a una nueva
vida, una vida libre y abundante. Jesucristo te permite salir, Cristo te libera en este momento pero tú
tienes que utilizar la puerta, recuerda lo que dice el Señor: “Yo soy la puerta; el que entre por
mi estará a salvo; entrara y saldrá y encontrara alimento’’ “El ladrón solo viene a
robar, matar y destruir, mientras que yo he venido para que tengan vida y la tengan
en Abundancia ” (Juan 10,9-10) a esto podríamos quizás añadir que Cristo además de Vida nos da
libertad y en abundancia.
Oración: En este momento cuando hago esta plegaria Señor, estoy prisionero en la cárcel del pecado,
tú conoces las diferentes prisiones en las que estamos atrapados, Señor tú dices que nuestra vocación
es la libertad, tu nos has dicho que la única salida a nuestras prisiones eres Tu. En este Día Señor, día
de gracia y misericordia quiero obtener la libertad espiritual, estoy cansado de sufrir Señor, estoy
cansado de ser prisionero, hoy Señor clamo y grito para que vengas en mi auxilio, Señor abre en este
momento las puertas de la cárcel del odio, abre las puertas de la cárcel del adulterio y fornicación ,
abre las puertas de la prisión del alcoholismo y drogadicción, Señor abre las puertas de la cárcel de la
ira, del oído, de la envidia, del orgullo, abre las puertas del pecado en general, para que podamos salir,
Señor haznos libres en este momento, que podamos salir y divisar esa PUERTA que eres tú, Señor
ahora que conocemos que tu eres la Puerta a la libertad, déjanos entrar por esa puerta, Gracias Señor
porque somos libres, gracias Señor por abrirnos la puerta ahora comenzamos a disfrutar como dice tu
palabra la Vida de Libertad y Vida en Abundancia. ¡ SOY LIBRE! Gracias a Jesucristo que me
libro de todas mis prisiones . Amen
www.mensajeconpoder.com
www.adhemarcuellar.net