SENTIDO COMÚN CRISTIANO.
La revelación cristiana, hecha por Jesús y concluida a la muerte del último apóstol,
destinada a todas las gentes, está en perfecta armonía con la razón humana, sin
oponerse ni contradecirla en absoluto. Todo lo esencial para creer, está en el Credo
apostólico. Lo más importante para orar, en el Padre nuestro. Lo más necesario
para comportarse, en el Decálogo y mandato nuevo de Jesús. Y para vivir en la
amistad divina, están los siete sacramentos. Aquí está todo cuanto un cristiano
debe creer, orar, vivir y celebrar. Nada nuevo. Lo más necesario, creído, aceptado
y vivido, desde hace más de 20 siglos por millones y millones de cristianos, es
cuanto hoy tenemos los cristianos actuales. Se nos ha dado, sin mérito personal, el
depósito de la Fe y una comunidad de hermanos, fieles al Papa-vicario de Cristo en
la tierra- que se llama Iglesia católica.
En la corta vida humana hay luchas, tentaciones, oposiciones y persecuciones de
todo tipo. No estamos solos ante los problemas con que nos enfrentamos. Dios
providente nos da un don maravilloso, que es el sentido común cristiano. Millones
de gente pobre sencilla, sin estudios, cultura, filosofías ni teologías etc han
disfrutado y disfrutan de este don que les hace felices. Todo por el sentido común
cristiano que tienen. Quizás la clave sean las palabras de Jesús, en su oración al
Padre, cuando dice: “Padre mío, te doy gracias porque has ocultado estas cosas a
los sabios y poderosos de este mundo y se las has revelado a la gente sencilla. Sí
Padre, así te ha parecido mejor”.
Lector amigo, tú no eres de la gente importante del mundo, pero tienes lo mejor:
EL sentido común cristiano –sentido de la fe - que te hace vivir feliz en este mundo
y en el venidero. Dale infinitas gracias a Dios por ello y sigue fiel en tu fe hasta el
final.
. MIGUEL RIVILLA SAN MARTIN.