Indiferentes o fieles

Autor: Rafael Angel Marañon

 

Encomienda a Dios tu camino y confía en Él,  y Él hará.

Salmo 37,15

Tu guardarás en completa paz a aquel cuyos pensamientos en ti perseveran porque en ti ha confiado

Isaías 26,3.

Más valéis vosotros que muchos pajarillos.

Lucas 12,7.

Es notorio, por no decir clamoroso, el proceso de descristianización que se está produciendo en las sociedades occidentales que antaño fueron las que dieron al mundo el concepto de libertad, igualdad, y aspiraciones eternales.

Rige ahora una sociedad descreída y desprovista casi absolutamente de principios cristianos, que son los que precisamente instauran todas las aspiraciones espirituales y de ordenación correcta de casi todas las naciones de Occidente.

Pero aun hay un peligro mayor que la indiferencia ante ese fenómeno de defección o apostasía que parece imparable; es la desilusión y la dejadez de los cristianos. Ahora se quiere poner en público una obra “artística” que, solo por su título blasfemo, tendría que haber concitado las más decididas repulsas de los cristianos, tanto individual como colectivamente. Ni me es dado decir su inmundo título.

Desgraciadamente solo en algunos medios de comunicación se ha hecho mención, pasando como de refilón por esta banalidad blasfema. Casi todo se despacha con la consabida frase: "rechazamos vivamente tal o cual barbaridad"... “venga de donde venga”, etc. Hace falta que los adoradores del Dios vivo unamos nuestras más enérgicas voces contra este estado de cosas que estamos consintiendo.

No se trata de entrar en polémicas con nadie. Se trata de esforzarse mucho más en seguir a Jesús por el sendero angosto donde hay que encorvarse a veces y a veces andar erguido según que ocasión. Es permanecer en “ la Puerta ” de tal manera que las gentes vean que aun se guarda por parte de muchos, las ordenanzas y la adoración al Dios que hizo el cielo y la tierra. Así se podía decir de Israel cuando era fiel y así se dirá de nosotros  cuando hagamos como ellos: porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia.

Sabia e inteligente es en verdad esta gran nación ¿Que nación hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como está Yahvé nuestro Dios siempre que le invocamos? Deuteronomio 4,6,7 y 8.

No es de recibo que los cristianos adopten la postura de dejar hacer y esperar que las cosas se solucionen solas, quejándonos de paso que el Señor no nos halague con las mismas oportunidades de diversión y prosperidad que a los paganos. Porque estos adoran un sinnúmero de pequeños ídolos que la sociedad moderna tan científica y técnicamente avanzada les proporciona. Y esos ídolillos son los que la Escritura prohíbe taxativamente: Hijitos, guardaos de los ídolos. 1ª Juan:5,21.

No he visto una mayor y encantadora unanimidad en las gentes que cuando se oye el grito de  ¡goool! en las gradas de un gran estadio. Echo a faltar esa unanimidad en la comunidad cristiana, teniendo más grandioso motivo, y sobre todo en los desquiciados tiempos en que vivimos.

No sé de los demás, pero cuando veo la indiferencia y hasta la burla con que se acoge una blasfemia, me entra en el alma una desazón semejante a la del profeta Elías cuando escondido en el apartado monte se quejaba ante Dios: Señor han matado a tus profetas y han derribado tus altares; y solo quedo yo y me buscan para matarme.

Pero también tengo en cuenta lo que le dice la divina respuesta: me he reservado siete mil varones que no han doblado la rodilla ante Baal, y que no han besado su frente 1º Reyes 20. Así que, confiando en la potencia incomparable de Dios, fiémonos de las palabras del apóstol Pablo: Así también, en este tiempo, ha quedado un remanente escogido por gracia. Romanos 11,5. Y ese remanente hoy somos nosotros los que aun permanecemos en la onda de Cristo 

No es cuestión de criticar aquí lo que de rechazable tenga la acción social  de gobiernos o instituciones. Eso ha sido siempre una constante en la humanidad y no entra ahora en nuestro tema. El asunto es ¿como vamos a proceder los cristianos en estas situaciones constantemente repetidas?

Solo hay una dirección; obedecer a Dios que nos ha dado el camino certero por medio de Jesucristo. Solo en el cumplimiento activo y sincero de las ordenanzas de Jesús vendrá el verdadero testimonio y el avivamiento por el que suspiran todos los verdaderos cristianos.

Mientras nosotros miramos si son galgos o podencos, el fanatismo cruel y ciego hace estragos no solo físicos y psíquicos sino espirituales. Las muletillas y frases certeras, con ser importantes, no lo son todo en la acción cristiana. No a la droga, no a la prostitución, no a la guerra, no a la tortura, no a...

Se podría escribir (de hecho se escriben) innumerables libros, publicaciones, radio televisión etc. sobre cada una de las innumerables lacras, ante las que hay que poner delante el irrebatible, no,

Cuando los apóstoles le indicaron a Cristo que se defendiera el dijo. ¿Crees que no puedo pedir a mi Padre y que Él me proporcionaría más de doce legiones de ángeles? Pero ¿cómo se cumplirían la Escrituras que dicen que es necesario que sea así? Mateo 26,5.

Él tenía una trayectoria y a ella se ajustaba fielmente en todo. Ese es nuestro ejemplo, nuestra meta y nuestra ayuda, en las dificultades que sin duda enfrentaremos a lo largo de nuestra vida cristiana, como tantos y tantos que nos precedieron con su ejemplo y su valor, teniendo como meta y émulos a Cristo y a su bendita madre María. Ellos no escamotearon nada al Dios Padre, Omnipotente y Salvador. Todo lo dieron y todo lo poseen.

A mis denodados hermanos, de cualquier lugar, que por seguir la fe de Cristo se debaten en este mundo perverso, les exhorto a que digan y hagan como Josué ante la situación de Israel que tendía a la idolatría y a la imitación de las naciones paganas.

Si mal os parece servir a Yahvé, escogeos hoy a quien sirváis... pero yo y mi casa serviremos a Yahvé. Josué 24,5.

Y ese ha de ser nuestro grito y...  nuestra conducta. Unos con Cristo.