Un toquecillo biblico

Autor: Rafael Ángel Marañón   

 

No debáis a nadie nada, SINO EL AMAROS UNOS A OTROS; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.

Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO.

    El amor no hace mal al prójimo; así que EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY ES EL AMOR.

     Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.

     La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.

    Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos carnales. ((Romanos 13: 8 al 14))