Una lectura apasionante

Autor: Padre Fernando Pascual, L.C.

Fuente: es.catholic.net (con permiso del autor)

 

 

El mundo que nos rodea se presenta como un libro abierto, inmenso, misterioso.

 

La ciencia experimental observa, mide, analiza. Ha buscado comprender el inmenso espacio de las estrellas y el diminuto mundo de las partculas atmicas.

 

Los laboratorios, los telescopios, las bsculas, los termmetros, las computadoras, renen datos y datos. Los cientficos, a travs de un trabajo de reflexin, elaboran hiptesis, construyen teoras.

 

Gracias a ellos, cada poca histrica ha podido comprender un poco ms el mensaje del libro. Un poco... pero no todo, porque siempre surgen nuevas preguntas, porque los datos de ayer son superados por los descubrimientos de hoy. Y porque en muchos corazones aparece, tarde o temprano, una pregunta profunda: slo existe lo que pesa y pasa?

 

El corazn presiente que hay algo ms all de las frmulas qumicas y de los mapas estelares. Que la vida no es simplemente un juego de fuerzas entre las leyes de la relatividad general y de la termodinmica moderna. Que la sonrisa de un nio escapa a los microscopios ms potentes. Que la generosidad de unos padres de familia numerosa no puede ser juzgada segn los parmetros de las teoras evolucionistas.

 

La lectura del mundo csmico, de las partculas atmicas, de los dientes del gato y de los saltos de un acrbata nos invita a ir ms all de lo alcanzable por los nmeros, a descubrir un mensaje que nos habla de realidades invisibles y magnficas.

 

La observacin del zorro que aparece en “El principito” vale tambin para el mundo de las computadoras y de los aparatos electrnicos: “Slo con el corazn se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos”.

 

Si dejamos que el corazn trabaje, si empezamos a pensar desde lo ms profundo, descifraremos el alfabeto de la vida, comprenderemos el mensaje: el amor. Porque el amor es la causa de todo el universo, es la esencia del Dios que ha creado un mundo maravilloso y unos hombres hambrientos de lo eterno...

 

Es apasionante leer el universo. Es apasionante descubrir que Alguien bueno nos ama. Es apasionante seguir en camino, en el tiempo, en el espacio, entre conejos y jilgueros, hacia una Patria donde el Padre espera la llegada de cada uno de sus hijos.