Diez años de "Caritas in veritate"

P. Fernando Pascual

2-4-2019

 

En julio de 2009, aunque lleva la firma oficial de 29 de junio de ese año, se publicaba la tercera y última encíclica del Papa Benedicto XVI, titulada "Caritas in veritate".

 

Se trataba de un documento largo (79 números, algunos de varios párrafos), organizados en 6 capítulos, a los que se añadían la introducción y la conclusión.

 

Esta encíclica se colocaba en línea con otros documentos dedicados a temas sociales, con los cuales se elabora lo que se conoce como doctrina social de la Iglesia.

 

En concreto, "Caritas in veritate" evoca con frecuencia la encíclica "Populorum progressio" de San Pablo VI (publicada en 1967), junto con otras encíclicas de temas sociales de San Juan Pablo II: "Laborem exercens" (1981) "Sollicitudo rei sociales" (1987) y "Centesimus annus" (1991).

 

Además, recoge algunas ideas presentadas en la segunda parte de la primera encíclica del mismo Papa Ratzinger, "Deus caritas est" (2005). Y prepara, en cierto modo, argumentos que serán centrales en la encíclica "Laudato si'" del Papa Francisco (2015).

 

En la parte introductiva de "Caritas in veritate", Benedicto XVI explicaba el sentido de su encíclica:

 

"A más de cuarenta años de la publicación de la Encíclica [Populorum progressio], deseo rendir homenaje y honrar la memoria del gran Pontífice Pablo VI, retomando sus enseñanzas sobre el desarrollo humano integral y siguiendo la ruta que han trazado, para actualizarlas en nuestros días" (n. 8).

 

Los 6 capítulos del texto abordaron los siguientes temas: un recuerdo y valoración de la "Populorum progressio" de Pablo VI (capítulo 1); una reflexión sobre el desarrollo humano en nuestro tiempo (capítulo 2), seguida de una serie de análisis sobre la relación entre fraternidad humana, desarrollo y sociedad civil (capítulo 3); una profundización sobre el desarrollo de los pueblos, con atención especial hacia el tema del ambiente (capítulo 4); un análisis de la colaboración humana donde eran tratados varios temas, como la inmigración y las finanzas (capítulo 5); una valoración de la técnica en su relación con el desarrollo (capítulo 6).

 

No resulta fácil resumir los numerosos y ricos contenidos de este texto papal, en el que se armonizaban la filosofía y la teología, la mirada al pasado y al presente, la atención a los derechos fundamentales de las personas y los modos de organizarse internacionalmente, las promesas de la técnica y sus peligros, los temas de población y natalidad y algunas nuevas fronteras de la bioética.

 

Lo que sí resulta oportuno es subrayar la validez en nuestros días de tantos temas abordados por el Papa Ratzinger, como lo demuestra buena parte del magisterio del actual Sucesor de Pedro, el Papa Francisco, especialmente en su encíclica "Laudato si'" antes mencionada.

 

El X aniversario de "Caritas in veritate" puede servir para suscitar nuevas reflexiones a favor del desarrollo humano, que es una de las metas que toda sociedad sana busca. Tal desarrollo puede ser promovido y orientado adecuadamente gracias a las relaciones entre verdad y caridad, términos que tienen una honda raigambre filosófica y teológica, y que han sido muy usados por Benedicto XVI durante su pontificado.