Unidades solidarias

P. Fernando Pascual

16-11-2018

 

La unidad solidaria surge cuando las personas, los pueblos, las ciudades, las provincias o regiones se unen desde ideales comunes, con la mirada puesta en la justicia, la acogida, el amor y la esperanza.

 

Ello puede implicar sacrificios, por ejemplo cuando una zona geográfica más rica acepta "perder" bienes y dinero a favor de otra zona más pobre y necesitada de ayudas.

 

Pero esos sacrificios valen la pena en la perspectiva del afecto que une a la gente como Patria, como Estado solidario, como proyecto de caminar juntos hacia la concordia y la paz.

 

Duele, sin embargo, encontrar a personas o grupos, a veces mayoritarios en alguna ciudad o región, que defienden la ruptura, que protestan si se les pide sacrificios a favor de otros, que buscan solo su provecho hasta romper la convivencia.

 

Frente a quienes promueven rupturas e independencias insolidarias, basadas en el egoísmo y la promesa de vivir mejor a costa de dejar a un lado a los más necesitados, se hace urgente resucitar en los corazones el afecto mutuo y el amor a una justicia que también acepta sacrificios por el otro.

 

El mundo ha visto y ve con tristeza conflictos, violencias y guerras en territorios donde algunos grupos, con o sin apoyo mayoritario, buscan imponer la ruptura con promesas del tipo "si estamos solos viviremos mejor".

 

Las lágrimas y sufrimientos de quienes pagan por culpa de propuestas insolidarias debería abrirnos los ojos para denunciar movimientos independentistas basados en la falta de solidaridad o incluso en el odio hacia otros pueblos, y para promover sanos caminos de armonía, comprensión mutua y apoyo para el desarrollo de los más pobres.

 

Frente a los promotores de muros, desprecio hacia los diferentes y promesas de falsos paraísos insolidarios, hace falta una reacción común de todos los que amamos unidades solidarias, basadas en la escucha, el respeto, la justicia, y el lazo más decisivo: un amor que crea pueblos sanos y Estados más bellos y más consolidados.