Cómo relativizar a un relativista bíblico 
P. Fernando Pascual 
31–3–2017 
 
En  el  mundo  de  hoy  hay  quienes  elaboran  y  divulgan  una  interpretación  relativística  del  mensaje 
cristiano. 
 
Según estos autores, el mensaje de Cristo no sería claro. Lo que tenemos en los Evangelios sería una 
reflexión  de  los  primeros  creyentes  que  no  refleja  lo  que  hubiera  dicho  con  exactitud  el  misterioso 
profeta venido de Galilea. 
 
Además, añaden otros, Jesús hablaba a la gente de su tiempo, mientras que la Iglesia necesita adaptar 
su mensaje a cada época y dejar espacio para que cada uno interprete lo que puede valer o no valer para 
su situación actual. 
 
Con observaciones de este tipo, el cristianismo queda a merced de los intérpretes. Uno lo leerá en clave 
permisivista,  otro  en  clave  rigorista,  otro  en  clave  historicista,  otro  simplemente  lo  desechará  como 
anticuado... 
 
Esta manera de vaciar el Evangelio cae en varios errores. El primero consiste en imponer una lectura 
bíblica arbitraria, que depende de los hombres y que se aparta de la comunidad. 
 
El segundo implica dejar de lado el evento fundamental cristiano, que se explica desde la intervención 
de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, en la historia humana. Entonces, el relativista bíblico se limita a 
encapsular el mensaje en esquemas racionalistas y contingentes. 
 
El tercero radica en apartarse de la Iglesia, surgida desde Cristo y asistida por el Espíritu Santo, para 
promover  un  pluralismo  interpretativo  que  ya  ha  provocado  daños  evidentes  en  la  atomización  de 
grupos protestantes y en tantos errores teológicos del pasado y del presente. 
 
El Evangelio no es un libro que se lee como se lee cualquier documento de un periodo antiguo. Para 
los creyentes, la Biblia surge desde Dios y es interpretada, legítimamente, por la Iglesia. 
 
Cualquier visión de tipo relativista separa la Palabra de Dios de su origen y la deja en manos de un 
subjetivismo asfixiante, en el que cabe decir hoy lo contrario de ayer, a sabiendas de que el relativista 
contemporáneo será confutado por relativistas más modernizados en los próximos años... 
 
Vale  para  hoy  lo  que  ya  enseñaba  san  Pablo  a  los  primeros  creyentes: Me  maravillo  de  que 
abandonando al que os llamó por la gracia de Cristo, os paséis tan pronto a otro evangelio –no que haya 
otro,  sino  que  hay  algunos  que  os  perturban  y  quieren  deformar  el  Evangelio  de  Cristo–.  Pero  aun 
cuando  nosotros  mismos  o  un  ángel  del  cielo  os  anunciara  un  evangelio  distinto  del  que  os  hemos 
anunciado, ¡sea anatema! Como lo tenemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os anuncia un 
evangelio distinto del que habéis recibido, ¡sea anatema! (Ga 1,6–9).