Independencia: ¿separación o ruptura de unidades históricas? 
P. Fernando Pascual 
18–3–2017 
 
Hay unidades políticas que surgen tras procesos históricos más o menos largos.  La realidad A se 
une con la realidad B, y empiezan a constituir una nueva realidad, que podemos llamar C. 
 
En  ocasiones,  mayorías  o  minorías  muy  activas  presionan  para  que  A,  o  una  parte  de  A,  se 
independice de C. En realidad, si A deja de pertenecer a C, lo que ocurre no es que se separa de C, 
sino simplemente que C deja de existir. 
 
¿Cuándo ocurre eso? Cuando la existencia de C se explica solo desde esa unidad entre A y B que 
produjo C. Una vez que A (o una parte importante de A) se aleja, C desaparece. 
 
En este tipo de casos, más que hablar de separación hay que hablar de ruptura, de destrucción. Una 
convivencia  que  había  durado  más  o  menos  tiempo  deja  de  existir.  Las  presiones  de  grupos  que 
controlan el poder en A dan por terminada la existencia de C. 
 
Algunos  dirán que  B  (o  partes  importantes  de  A que  opten  por  seguir  unidas  a  B)  permitirían  la 
supervivencia de C como unidad política. Quizá en la terminología sí, pero en la realidad eso no 
ocurre, si es que entendemos que la existencia de C solo se comprende desde la unión de A y B. 
 
Hasta aquí todo parece muy abstracto. En realidad, se trata de comprender la importancia de usar 
bien  los  términos  para  describir  un  proceso  de  disgregación.  Porque  a  veces  se  presenta  como 
separación lo que en realidad es una destrucción. 
 
En  un  mundo  tan  lleno de  conflictos,  causa  dolor  ver  cómo  en  algunas zonas  geográficas  se 
defiende  insistentemente,  a  veces  incluso  con  mentiras  y  con  faltas  graves  de  solidaridad  entre 
grupos humanos, la destrucción de unidades políticas llamadas a promover el bien y la justicia. 
 
Al revés, es hermoso ver cómo hay grupos y personas que buscan unidades sanas y convivencias 
entre  regiones  diferentes,  orientadas  a  enriquecerse  mutuamente  gracias  a  proyectos  comunes,  a 
planes solidarios y a un modo correcto de entender la hermandad humana, sobre todo si ya muchos 
siglos de historia han mostrado las bellezas de tales convivencias...