Menos católicos, ¿edulcorar el Evangelio? 
P. Fernando Pascual 
4–3–2017 
 
En algunos lugares disminuye fuertemente el número de católicos. En otros, muchos que se declaran 
católicos viven como si no lo fueran. 
 
Ante este tipo de fenómenos, no falta quien acusa a la Iglesia de rigidez y de falta de tacto. Si la 
gente no está lista para vivir una moral como la católica, ¿no habría que edulcorar el Evangelio? 
 
La pregunta, a veces, está vestida de realismo. Se dice que no todos tienen vocación de héroes, que 
la vida es muy difícil, que hay que adecuarse a los tiempos, que la rigidez provoca deserciones... 
 
Afrontar  así  este  tema  supone  apartarse  del  Evangelio  e  implica  una  especie  de  pacto  con  la 
mentalidad  del  mundo.  Es  decir,  va  contra  el  modo  de  enseñar  de  Cristo  y  contra  la  verdadera 
acción misionera de la Iglesia. 
 
Porque Cristo fue claro: o estamos con Él o estamos contra Él (cf. Mt 12,30). Tras el sermón sobre 
el  pan  de  vida,  no  buscó  un  compromiso  con  los  escandalizados.  Simplemente  preguntó  a  sus 
discípulos: “¿También vosotros queréis marcharos? (Jn 6,67) 
 
Sobre todo, Jesús explicó que no podemos servir a dos señores, a Dios  y al dinero (cf. Mt 6,24). 
Además, recalcó que si algo en nosotros nos lleva al pecado, hay que cortarlo con firmeza (cf. Mt 
5,29–30). 
 
Así  se  vivió  la  fe  en  las primeras  comunidades,  en  las  que  san  Pablo  no  dudaba  en  decir  con 
franqueza: “¿No sabéis que ningún malhechor heredará el Reino de Dios? No os hagáis ilusiones: 
los  immorales,  idólatras,  adúlteros,  lujuriosos,  invertidos,  ladrones,  codiciosos,  borrachos, 
difamadores o estafadores no heredarán el Reino de Dios (1Co 6,9–10). 
 
Frente a quienes dejan la Iglesia, o frente quienes se dicen católicos pero están lejos del Evangelio, 
lo correcto es actuar como el Maestro: buscar a las ovejas perdidas, curar a las enfermas, ayudar a 
las débiles, iluminar a las confundidas, rezar por todas con auténtico afecto de hermanos. Todo ello 
sin edulcorar el Evangelio. 
 
En  medio  de  grupos  y  sociedades caracterizadas  por  la  tibieza,  el  pacto,  la  condescendencia,  la 
cobardía,  la  simulación,  el  verdadero  discípulo  de  Cristo  vive  unido  a  la  vid  y  se  convierte, 
entonces, en sal que purifica y luz que ilumina. Porque, si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? 
Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres (Mt 5,13). 
 
Por lo tanto, en vez de buscar adaptaciones y edulcuraciones que hipotéticamente detendrían la fuga 
de tantos bautizados, hay que saber testimoniar y ofrecer el Evangelio íntegramente, con alegría y 
esperanza.  Solo  así  ayudaremos  a  nuestros  hermanos,  porque  a  través  de  nosotros  podrán 
redescubrir la belleza del mensaje de misericordia que Cristo ofrece a cada generación humana.