¿Hay pecados imperdonables?
El “Síndrome de Jonás”
Pbro. José Martínez Colín
1) Para saber
¿Hay algún pecado que Dios no perdone? Sabemos que Dios
es infinitamente misericordioso, pero hay un texto en el Evangelio
que nos dice que el pecado contra el Espíritu Santo no será
perdonado (cfr. Mt 12, 32; Mc 3, 29). ¿A qué se refiere este
pecado?
El Magisterio de la Iglesia, a través del “Catecismo de la
Iglesia Católica”, nos da la explicación: “No hay límites a la
misericordia de Dios, pero quien se niega deliberadamente a acoger
la misericordia de Dios mediante el arrepentimiento rechaza el
perdón de sus pecados y la salvación ofrecida por el Espíritu Santo.
Semejante endurecimiento puede conducir a la condenación final y
a la perdición eterna” (n. 1864).
Al habernos creado libres, Dios respeta esa libertad y si alguno
no quiere arrepentirse y no pide perdón, queda sin el perdón divino.
2) Para pensar
El Papa Francisco recordó que hay dos grandes obstáculos
para la reconciliación de los hombres o de los grupos o naciones:
En primer lugar, la soberbia del que no reconoce la propia
culpa y se niega por tanto a pedir perdón a quienes ha podido
ofender con sus actos. No recibe el perdón, quien no muestra
arrepentimiento.
En segundo lugar, la soberbia de quien se considera ofendido
y espera que los "ofensores" se disculpen y le pidan el perdón de
sus ofensas.
En las dos partes hay obstáculos para la reconciliación porque
la soberbia ofusca: agranda las ofensas cometidas por los demás y
esconde nuestras culpas.
El Papa Francisco, en un discurso vibrante y encendido, se
refirió al “síndrome de Jonás” como aquella enfermedad que pueden
sufrir las personas de bien y que consiste en encerrarse en su
propia torre de marfil. En la historia de Jonás, el Señor le pide que
vaya a Nínive para advertirles de su pecado, pero Jonás huyó a otro
lugar. El Papa lo explica: “Jonás tenía las cosas claras: "la doctrina
es ésta y se debe hacer esto" y que los pecadores "se las arreglen
ellos solos, yo me voy".
A aquellos que viven según este “síndrome de Jonás", añadió
el Pontífice, Jesús "llama hipócritas, porque no quieren la salvación
de la gente pobre, de los ignorantes y de los pecadores… se busca
una santidad -me permito la palabra- una santidad de lavandería,
toda bonita, impecable, pero sin ese celo de ir a predicar el Señor".
Síndrome que consiste en no tener celo por la conversión de la
gente.
Podemos pensar si no habremos contraído dicho síndrome al
ocuparnos nada más de hacer bien nuestras cosas, sin atender a los
necesitados.
3) Para vivir
En el momento en que uno se siente "bueno", su propia
bondad se convierte en el principal obstáculo de la reconciliación. En
el mismo momento en que se enroca en su castillo, se separa de los
pecadores. La soberbia no sólo exalta al pecador, también lo lleva a
despreciar a los demás.
Por eso el Papa nos invita a todos a salir de nosotros mismos y
de ir al encuentro de los demás, sin tener en cuenta las culpas de
unos y de otros. Más aún, dando el paso de reconocer nuestras
culpas y de pedir perdón a quienes hemos ofendido.
Nosotros podemos siempre perdonar, aunque nadie nos haya
pedido perdón. Así seguiremos el consejo de Jesús: “Sed
misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso” (Mt 6,36).
( articulosdog@gmail.com )