Voz del Papa
Un Papa habla de otro Papa
José Martínez Colín
1) Para saber
Se superaron las expectativas en la reciente Jornada Mundial de
la Juventud en Brasil. Y no solo en cuanto al número de asistentes,
pues en la Misa de clausura hubo más de tres millones setecientos mil;
sino sobre todo, y esto es incalculable, en el bien que hizo a tantas
almas. Por ejemplo, el lunes después de la clausura hubo un encuentro
con jóvenes en Río de Janeiro. Ahí más de 5000 jóvenes se sintieron
atraídos por Dios para entregarse e iniciarán, en sus respectivos
países, un proceso para discernir sobre su vocación.
2) Para pensar
Como en el día de su elección, el Papa tuvo presente en Brasil a
Benedicto XVI, quien había escrito desde el año pasado una carta a los
jóvenes para esta ocasión y que se les hizo llegar a todos los
peregrinos.
En el viaje de regreso el Papa respondió en el avión a periodistas
de varias partes del mundo. Le preguntaron lo que quisieron y el Papa
Francisco respondió a todo. Un periodista español le cuestionó sobre
su relación de trabajo con Benedicto XVI, algo inusual a través de los
siglos.
El Papa Francisco mencionó que hay una característica en “mi
relación con Benedicto: lo quiero mucho. Siempre lo he querido. Para
mí es un hombre de Dios, un hombre humilde, un hombre que ora. Yo
estaba tan feliz cuando fue elegido papa. Incluso cuando renunció,
¡fue para mí un ejemplo de grandeza! Un grande. ¡Solo un hombre
grande hace esto! Un hombre de Dios y un hombre de oración. Ahora
vive en el Vaticano, y algunos me dicen: ¿pero cómo se puede hacer
esto? ¡Dos papas en el Vaticano! Pero, ¿no te obstruye? ¿No te hace la
revolución en contra? Todas estas cosas se dicen, ¿no? Encontré una
frase para responder a esto: "Es como tener tu abuelo en casa", pero
el abuelo sabio. Cuando en una familia el abuelo está en casa, es
venerado, amado, se le escucha. ¡Él es un hombre de prudencia! No se
entromete. Le dije muchas veces: "Santidad, reciba, haga su vida,
venga con nosotros". Vino para la inauguración y bendición de la
estatua de San Miguel. Bueno, esa frase lo dice todo. Para mí es como
tener el abuelo en casa: mi padre. Si tuviera una dificultad o una cosa
que no he entendido, llamaría: "Dígame, ¿puedo hacerlo, aquello?". Y
cuando fui a hablar sobre el gran problema de Vatileaks, me habló de
todo con una sencillez… Y hay algo que no sé si lo saben, creo que sí:
cuando nos habló, en el discurso de despedida, el 28 de febrero, nos
dijo: "En medio de vosotros está el próximo papa: le prometo
obediencia". Es un grande; ¡esto es de un grande!”
3) Para vivir
El Papa Francisco mencionó con sencillez uno de sus encuentros
con Benedicto XVI, donde le habló de un gran problema: “Cuando fui a
ver al papa Benedicto, después de rezar en la capilla fuimos a su
estudio y vi una caja grande y un sobre grueso. Benedicto me dijo: "En
esta caja grande están todas las declaraciones, las cosas que dijeron
los testigos, todo está allí. Pero el resumen y el juicio final están en
este sobre. Y aquí se dice ta-ta-ta...". ¡Estaba todo en su cabeza! ¡Pero
qué inteligencia! ¡Todo de memoria, todo!”
Ojalá estas noticias del Papa Francisco nos lleven a seguir orando
por su persona y sus intenciones, dentro de las cuales seguramente
estará Benedicto XVI.
José Martínez Colín es sacerdote, Ingeniero por la UNAM y Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra
( articulosdog@gmail.com )