Ganador del Super Bowl
Un jugador oculto pero eficaz
Pbro. José Martínez Colín
1) Para saber
El pasado domingo fue la final de la liga de Futbol Americano en
los Estados Unidos, el llamado Super Bowl, donde los Ravens
(Cuervos) de Baltimore alcanzaron un ajustado triunfo sobre San
Francisco. En ese juego fue designado con justicia como el jugador
más valioso al quarterback Joe Flacco, quien dirigió a los “cuervos” en
la cancha. Es al jugador que más enfocan las cámaras de televisión,
pues es quien dirige todas las jugadas.
No se tratará de una nota deportiva, sino de conocer algo sobre
uno de los jugadores, Matt Birk, que ocupa la posici￳n de “centro”.
Aunque es muy efectivo, no se nota mucho. Sin embargo su lugar es
fundamental, pues además de pasar el balón a Joe Flacco en todas las
jugadas, tiene la misión de protegerlo a fin de que nadie lo derribe.
Matt es licenciado en Economía por la Universidad de Harvard y
es católico. Está casado con Adrianna y es padre de seis hijos. Ya
próximo a retirarse por sus 37 años, alcanzó el máximo título en su
deporte. Una entrevista para la “National Catholic Register” permiti￳
conocerlo mejor. Físicamente es un "armario" que con sus 141 kilos y
193 centímetros debe detener a los contrarios.
2) Para pensar
Matt comentaba que nació en una familia católica: "Mis padres se
tomaban en serio la fe… Para ellos ser católicos significaba mucho, y
eso lo transmitieron a sus hijos. En los dieciocho años que estuve en
su casa jamás falté a misa un domingo".
Sin embargo, como desgraciadamente sucede con algunos
jóvenes, en la universidad Matt se alejó de la Iglesia, y aún más
cuando empezó en el futbol profesional. Pero cambió cuando conoció a
su mujer: "Era una católica devota, y me ayudó a ver que estaba
equivocándome al separarme de la Iglesia. Gracias a mi mujer y a
otras personas, ahora comprendo la importancia de practicar la fe".
Matt también ha querido sumarse a movimientos que defienden
la vida desde su concepción y a la familia. Afirma que "todos podemos
hacer algo… tal vez no puedas salvar miles de vidas, pero la única que
puedas salvar ya vale mucho… Y a￱adir a eso la oración, que todo el
mundo puede y debe hacer: la oración es la base de cualquier buena
acci￳n… Si a la gente se le dijese la verdad sobre el aborto, nadie
recurriría a él… Oímos hablar de ‘choice’ (opci￳n) y de ‘derechos
reproductivos´, pero los abortistas nunca te dicen que matarán a tu
hijo arrancándole los brazos y las piernas".
Padre de seis hijos, Matt explica el bien que causan: "Los niños
te ayudan a dejar de pensar en ti mismo y a expandir tus horizontes.
Es un desafío maravilloso".
3) Para vivir
Son interesantes las declaraciones que hizo sobre el matrimonio
y la familia: "el mayor error es creer que el matrimonio es lo que tú
quieres que sea, y no la unión de por vida de un hombre y una mujer
con la intención de educar a los hijos. Es lo que ha sido desde que hay
memoria y lo que sigue siendo hoy”.
Matt se lamenta del intenso ataque al matrimonio, incluso con el
divorcio, algo "devastador para la familia, en particular para los niños,
que necesitan un padre y una madre". Lo que hace falta es "no huir de
las responsabilidades, sino comprometerse con el matrimonio". La fe,
dice, le ayuda a vivir disciplinado, a negarse tomando la cruz y así
poder comprometerse.
( articulosdog@gmail.com )