Santo Tomás de Aquino y Wikipedia
P. Fernando Pascual
8-5-2012
Partimos de un texto que ofrece santo Tomás de Aquino: “El estudio de la filosofía no consiste en
saber lo que han opinado los hombres, sino cuál sea la verdad de las cosas” (“Studium philosophiae
non est ad hoc quod sciatur quid homines senserint, sed qualiter se habeat veritas rerum”,
Comentario al primer libro De caelo et mundo de Aristóteles, I, lect. 22, n. 228).
En otras palabras, la filosofía no se limita a recoger opiniones, sino que busca llegar a conocer las
cosas. Si las opiniones ayudan en esta tarea, bienvenidas sean. Pero si nos quedamos simplemente
en recoger opiniones, muchas de ellas contrapuestas entre sí, la filosofía pierde su sentido auténtico.
¿Puede ayudarnos esta frase para valorar el fenómeno “Wikipedia”? Para responder, nos fijamos en
el segundo pilar de Wikipedia, que tiene como título “Wikipedia busca el punto de vista neutral”.
Las primeras líneas del texto actual (al menos así aparece con fecha de 8 de mayo de 2012) son las
siguientes:
“Wikipedia busca el «punto de vista neutral», es decir, intenta conseguir que los artículos no
aboguen por un punto de vista en concreto. Esto requiere ofrecer la información desde todos los
ángulos posibles, presentar cada punto de vista de forma precisa, dotar de contexto los artículos
para que los lectores comprendan todas las visiones, y no presentar ningún punto de vista como «el
verdadero» o «el mejor»”.
Al inicio del texto aquí recogido se ofrece un enlace para explicar mejor lo que se entiende por
“punto de vista neutral”. En él podemos leer lo siguiente:
“El punto de vista neutral (PVN) establece que la enciclopedia debe contener hechos y que sus
artículos deben ser escritos sin sesgos, presentando adecuadamente todos los puntos de vista
existentes sobre tales hechos. Constituye, junto a Lo que Wikipedia no es, uno de los principios
fundamentales que guían el proyecto Wikipedia. Según Jimbo Wales, fundador del proyecto, el
PVN (en inglés Neutral Point of View - NPOV), es «absoluto e innegociable»” ( texto como aparece
el 8 de mayo de 2012).
Más adelante, en la misma explicación sobre el PVN, se subraya más la idea:
“Tengamos muy en cuenta que Wikipedia es un proyecto de colaboración internacional voluntaria y
espontánea, por lo cual casi todos los puntos de vista sobre cualquier tema estarán presentes en
algunos de sus autores y lectores. Para evitar interminables guerras de ediciones, podemos acordar
presentar cada uno de los puntos de vista significativos equitativamente, sin afirmar tajantemente
que alguno de ellos es el único correcto. Esto es lo que hace que un artículo sea neutral”.
Lo que acabamos de transcribir procede de Wikipedia en español, y es lógico suponer que en las
versiones de Wikipedia en otros idiomas habrá matices y aclaraciones interesantes. Aquí queremos
simplemente considerar dos problemáticas que surgen desde los textos apenas transcritos:
-¿Es posible recoger “casi” todos los puntos de vista sobre un tema?
-¿Basta con recoger puntos de vista significativos y contrapuestos para que los lectores puedan
llegar a entender cuál sea la posición más correcta y cuáles sean las erróneas, inexactas, parciales o
manipuladas?
Sobre la primera problemática, no es difícil intuir que en muchos artículos de Wikipedia no estarán
presentes “casi” todos los puntos de vista sobre el argumento en cuestión, especialmente en aquellos
temas más polémicos. Algunos puntos de vista no sólo no aparecerán, sino que deberían ser
prohibidos: por ejemplo, aquellos que implican calumnias manifiestas sobre personajes vivos o
fallecidos; o aquellos que implican la difusión de ideas que llevan al odio hacia inocentes.
Además de que es obvio que hay puntos de vista que no deberían ser recogidos, también es obvio
que lo que aparezca en un artículo dependerá de quienes lo elaboran y modifican. Algunos de los
editores tienen una clara perspectiva ideológica que buscan imponer a cualquier precio. Otros
simplemente copian y pegan lo que ven en medios de difusión que parten de perspectivas no
neutrales, por no decir manipuladoras.
Si no hay quien se dé cuenta de esta situación en un artículo determinado, la elaboración del mismo
será manifiestamente tendenciosa, es decir, no neutral, en contra del “sueño” utópico de quienes
idearon los cinco pilares de Wikipedia. Ese artículo presentará fuentes insuficientes o claramente
orientadas a favor de una idea, y dejará de lado otras que puedan ofrecer perspectivas diferentes o
contrarias a las ideas de quienes “dominan” la redacción de una voz concreta.
Además, es muy difícil conocer “casi” todos los puntos de vista sobre cada tema, especialmente
cuando se trata de asuntos complejos y que implican valoraciones éticas. Bastaría con pensar en
temas como los del aborto, la eutanasia, la justicia social o las razones a favor o en contra de
quienes participan en una guerra. Muchos editores interesados en trabajar en los artículos que
elaboran no tienen ni el tiempo ni la perspectiva necesarias para conocer “casi” todas las opiniones
existentes sobre cada tema.
La segunda problemática es más compleja: ¿basta con recoger muchos puntos de vista u opiniones
para que un lector sea capaz de conocer mejor cómo están las cosas, quién fue tal personaje, cómo
valorar éticamente la política de tal gobierno, cuáles son las causas de una crisis económica?
Aquí volvemos a mirar a santo Tomás. Aunque, como indicamos al inicio, no le interesa
simplemente conocer lo que dicen los hombres, sin embargo Tomás citaba continuamente muchas
opiniones, a favor o en contra, respecto de los temas más variados.
Pero aquí está la gran diferencia: si Tomás de Aquino reúne tanto material es para luego discutir
sobre el mismo, y ver qué parte de verdad y qué parte de error se da en cada una de las posiciones.
Por eso el lector moderno se sorprende gratamente al constatar la apertura mental y la capacidad
crítica de un autor que vivió en el mundo medieval y que acogía y estudiaba muchos puntos de vista
con una atención que se echa en falta en no pocos medios informativos del mundo actual.
¿Y cómo afronta Wikipedia este tema? La gran enciclopedia de Internet considera, con cierto
optimismo, que el uso de fuentes autorizadas o verificables, aunque contrapuestas en cuanto a sus
contenidos, permitiría avanzar hacia lo más verdadero. Pero, ¿quién dice qué es y qué no es una
fuente autorizada? ¿Basta la fama de un periódico para que se convierta en fuente autorizada,
mientras un “humilde” blog llevado por un particular queda descartado como irrelevante?
No es difícil reconocer que existen importantes medios informativos que están en manos de grupos
de poder y que difunden ciertos planteamientos ideológicos. Creer que simplemente con citar esos
medios y luego con aludir a alguna otra fuente informativa diferente bastaría para que el lector
llegue a tener ideas claras sobre la “verdad” es simplemente una suposición ingenua.
Además, recoger diferentes puntos de vista sin indicar la fuerza o la debilidad (la verdad o la
falsedad) de cada posición significa renunciar a una exigencia propia de la razón que fue expresada
bellamente en un famoso texto que Platón pone en boca de Sócrates: “No se me permite ser
indulgente con lo falso ni obscurecer lo verdadero” (“Teeteto” 151d). Dejar en un artículo de
Wikipedia posiciones antagónicas sin mayores indicaciones provoca la impresión de que lo falso y
lo verdadero se sientan con iguales derechos, cuando lo primero debe ser denunciado y lo segundo
merece ser defendido.
Volvamos al texto de santo Tomás con que inician estas reflexiones: no nos interesa quedarnos en
las opiniones, sino que buscamos la verdad. Wikipedia, si mantiene su “segundo pilar” tal y como
ahora se presenta y como más o menos se practica (con artículos que dejan mucho que desear),
podría servir como una reseña de opiniones más o menos bien realizada (en muchos casos parcial e
incompleta), pero no como una ayuda para conocer mejor el mundo y la historia humana.
¿Tiene sentido una enciclopedia que asume este principio en su código genético? ¿Responde
eficazmente al deseo que todos los hombres, como recordaba Aristóteles, tenemos de saber, de
conocer la verdad? Son preguntas que no pueden quedar de lado ante un proyecto ambicioso que ha
logrado resultados importantes en el mundo de la cultura pero con límites y dificultades que
merecen una seria atención y una terapia adecuada.