ADORACIÓN SIMPLE Y VERDADERA
Soy un devorador de literatura religiosa y en toda ella hay un lugar
común con respecto a la adoración. De alguien que oraba mucho, se decía que
tenía “rodillas de camello”, y que era un verdadero adorador; otros de distinta
posturas, repeticiones, y hasta llanto, etc.
Todas las considero aceptables y muy buenas, si se hacen con el
corazón contrito y humillado . (Salmo 51) Dios no desprecia esta forma de
adoración. Podemos estar seguros.
Esta, creo que es la mejor de ellas; reconocer nuestras flaquezas,
acciones, pensamientos, etc., confesarlos de verdad, y darnos completa cuenta de
que Dios es perfecto y omnipotente, y que -por nosotros mismos,- solo valemos
para incordiarnos e incordiar a los demás.
Nos vienen la mente pensamientos indescriptibles de venganza, codicia,
etc., -¿para qué hacer un catálogo?- Todos estamos bajo esa misma maldición, a
pesar de una Ley divina que es completamente para nuestra instrucción, y poder
vivir en libertad de vicios y esclavitudes , que al fin y al cabo, son la misma cosa.
Oración _Te doy gracias Señor, porque mi debilidad me hace comprender
mejor mi condición humana, y el lugar que me corresponde en esta esfera de la
vida; y porque también me hace ver quien eres, y la altura infinita que posees, así
como tu bondad con toda La Creación._
Somos tan petulantes que queremos depender de la “suerte” o del “hado
fatal”. De ninguna forma podremos desposeerle de su poder, su control, y su
soberanía. ¡Padre Santo! Él es todo, y sería precioso, si eso fuera también como el
apóstol dice, “en todos”. (1ª Corintios 15:28)
Por eso esperamos la venida del Cristo ; para que Él, con el poder que
posee, vuelva los corazones de toda la tierra hacia el Padre y hacia sus hijos.
Mientras, solo podemos decir como el poeta:
Tus casos falaces Fortuna cantamos;
Estados de gentes que giras y trocas;
Tus grades discordias, tus firmezas pocas,
En los que en tu rueda quejosos hallamos.
Oración _¡Padre Bendito! Nosotros nos hemos rebelado, nos hemos
amotinado contra tu autoridad, y al salirnos de tus manos tenemos que bregar con
la vida sin norte y sin guía. Detestamos tu paternidad y orientación, y nos vemos
abocados a la autodestrucción._
No de otro modo podemos explicarnos el cúmulo de angustia, carencias, y
frustraciones que padecemos; todos provenientes de este abandono de su
protección y amor , que hemos despreciado, de tal manera, que lo hemos
convertido en un tal odio que, al no poder proyectar contra Él _¿quien subirá a
ti?_ (Romanos 10:6)) lo descargamos sobre sus servidores.
El mundo se agita, se enconan unas naciones contra otras, y así
contemplamos tantas tragedias cotidianas. La muerte reina sobre la humanidad; tu
presencia, tan precisa para vivir, ha sido puesta fuera de nuestras vidas por nuestra
causa y desprecio. Solo somos reos de alejamiento voluntario._
Oración _Ten misericordia de todos nosotros, porque solo podemos estar
bajo esa misericordia. Somos endebles en fe y en esperanza, y nuestras vidas
transcurren en días meses y estaciones baldías y sin provecho. ¡Retén tu
indignación! porque no podríamos resistir tu ira tan merecida._ _Solo Tú puedes
comprender la atrocidad de nuestro extravío y nuestra postración, tanto como
personas, y como sociedad. Muerte, injusticia, violencias, imperan más o menos
ocultas. Solo podemos esperar en ti, y en el amor que tienes por tus criaturas; por
ello insistimos en oración atribulada y continua._
Y acabo
Hoy por hoy es realidad el versículo con el que termino este trabajo: Y se
corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. (Génesis
6:5) ¿Nos suena?
Rafael Marañón